A pesar de que la presencia del concreto oxidado ha tenido gran auge en el país, se trata de una industria relativamente nueva si la comparamos con los acabados tradicionales para la construcción.   Es por eso que aquí te explicamos qué es el concreto oxidado y por qué es una interesante alternativa para la decoración de interiores y exteriores:

Como seguramente sabes, los oxidantes para concreto se utilizan para dar color y vida a cualquier superficie de concreto, sea nueva o antigua (dependiendo del estado de la misma). Sin embargo, comúnmente se cometen muchos errores al pensar en el funcionamiento de estos sistemas, como el creer que son un tipo de pintura.

Verás, la potencial diferencia entre los oxidantes para concreto y las pinturas recae en el proceso de coloración. Mientras que la pintura da color de manera superficial, los oxidantes penetran de forma importante la superficie de concreto, conservando la resistencia y durabilidad del mismo.

A diferencia de las pinturas trabajan bajo una reacción química que se efectúa al momento en que se mezclan los componentes de los oxidantes con la cal libre del concreto; reacción que permite un proceso de coloración profundo y duradero, con increíbles efectos traslúcidos en la superficie.

Uno de los principales problemas que presentan las pinturas con el tiempo es que las paredes comienzan a descarapelarse o sufrir despostillamientos, hasta que se pierde una parte importante de la superficie pintada.   Bajo este supuesto, y dado que los oxidantes para concreto penetran varios milímetros de la superficie, ésta no sufrirá ningún daño de este tipo.

Finalmente, hemos de decir, que los óxidos para concreto pueden colocarse tanto en pisos como muros, y en espacios exteriores e interiores, lo que representa a la perfección la gran versatilidad que lo caracteriza.

¡Ya lo sabes! ¡Oxicrétalo!